La última milla mantiene en vilo a los ecommerce

La última milla mantiene en vilo a los ecommerce

la ultima milla es el problema de los ecommerces

La última milla mantiene en vilo a los ecommerce

Hablar de logística es necesario y la última milla es la parte más comprometida de la cadena de distribución al ser la que toma contacto con el comprador final.

Por desgracia hablamos poco y muy por encima, quizás la mentalidad del vendedor sigue en “modo tradicional” y una vez han pagado el artículo termina nuestra preocupación cuándo es más bien lo contrario.

Si tus ventas aumentan te darás cuenta de qué la logística cada vez toma mayor peso sobre tus previsiones, tu espacio, tus clientes y tu margen se ven comprometidos y condicionados por la logística.

En la parte de ecommerce creo que debemos dedicar un apartado de logística, en los últimos años ha ido adquiriendo peso de plomo en cualquier estrategia de comercio.

Si no tienes en cuenta como optimizar la distribución de tu producto multiplicarás las posibilidades de fracaso en tu negocio online.

El proceso de venta se alarga más allá de el pago confirmado, la espera y la entrega forman parte de ese proceso en el que la última milla está dando revolcones a los ecommerces por ser el último eslabón de la cadena que trata directamente con el cliente final.

El espejo en el que nos debemos mirar es Amazon, en menos de 4 años han instaurado en España la cultura de la inmediatez y ratifican al usuario el derecho a recibir sus envíos en la propia puerta gracias al servicio Prime.

En comercio online los problemas graves ocurren en el momento que alguien realiza la compra, el seguimiento real del artículo gracias a las herramientas de tracking a veces no parecen ser suficientes para los clientes, la espera para un cliente cuándo es superior a 48 horas se transforma en incertidumbre.

Debemos entender que el cliente quiere que se le entregue la mercancía en casa con la mayor diligencia posible, sin retrasos y en perfecto estado.

También debemos entender que los clientes rara vez disponen de una mañana o una tarde para recibir un paquete, es contradictorio: queremos las cosas en casa pero no estamos, por ello debemos insistir a las agencias con las que trabajamos en métodos alternativos de entrega y campos de observaciones.

  • Ofrecer la posibilidad de entregar en un punto cercano al hogar dónde puedan recogerlo más tarde es una opción muy ofertada en los últimos meses.
  • Habilitar campos de observaciones en los que puedas pedir que lo entreguen a un vecino.
  • Consignas o puntos de recogida como pueden ser los que Correos Express tiene en Carrefour.

 

Por qué es importante ofertar más opciones de entrega a los compradores?, simplemente porque hay en ciudades y pueblos que es imposible entregar con furgonetas de tamaño grande, aparcar, llegar a la puerta y al piso cuándo se tratan de paquetes medianos y grandes es una labor titánica a la que a veces se añade que el cliente está ausente y tendrán que volver a pasar.

Esto se traduce en un día más en el que el cliente espera, en este proceso se producen devoluciones de productos y para las agencias en un gasto logístico extra dado que volverán a realizar la entrega o tramitar la devolución.

La última milla en ciudades como Madrid es una carrera de obstáculos, casi imposible por culpa de restricciones, aparcamiento y tráfico, por lo que deducimos que el retraso es frecuente, la imposibilidad de entrega existe y se aumentan las devoluciones por daños en la mercancía.

Debemos partir de la base de que toda la mercancía es frágil.

El precio del transporte es algo que cada vez tiene mayor peso a la hora de cotizar, un producto puede quedar fuera de mercado por culpa del incremento que supone el transporte.

Uno de los problemas a los que nos enfrentamos con el transporte es la última milla, la entrega es mala por diferentes motivos:

  • Las empresas de transporte no saben adaptar los medios a las ciudades.
  • La logística puerta a puerta no es viable en todas las situaciones.
  • El cliente no está en casa y en verano es muy complicado entregar.
  • Las herramientas de tracking que ofrecen algunas empresas son imprecisas e insuficientes.
  • No todo se puede transportar.

Ofrecer alternativas para hacer que la última milla sea más corta es lo que necesitan los ecommerces esta distancia se transforma en dinero y tiempo, aunque en España las distancias son muy pequeñas para las agencias las ciudades siguen siendo muy grandes.

 

Sobre la autora

Deja un comentario